Invitó a una pareja a cenar a su casa y la noche se volvió tragedia: a ella la violó y a él lo asesinó

#Locales, #PuertoIguazu, #Policiales

Un hombre mató a un joven ayer por la madrugada en la ciudad misionera de Puerto Iguazú y violó a su pareja durante horas en la misma casa. La mujer logró escapar.

El aberrante episodio ocurrió sobre la calle Artigas del barrio Villa Alta. La mujer y su pareja, identificada como Bruno Méndez, fueron con su bebé a visitar a un hombre de la zona llamado Jonathan Nazareno “Polaquito” Ferreira. Según reconstruyó el medio El Territorio, pasaban el rato entre bebidas alcohólicas hasta que sobrevino el horror.

De acuerdo al portal, avanzada la noche, la pareja le pidió a Ferreira una habitación para tener relaciones sexuales y el dueño de casa les facilitó el lugar. Sin embargo, en pleno acto se metió en la pieza y quiso propasarse con la joven, por lo que Méndez lo empujó. Entonces se inició una pelea.

Empezaron los empujones y gritos hasta que Ferreira apuñaló a Méndez. Luego lo llevó hasta la sala, donde lo atacó nuevamente, por lo que la víctima quedó en el piso malherida. En esa instancia el Polaquito volvió al cuarto, subió la música de la casa a todo volumen y violó a la mujer. El abuso se repitió durante horas mientras su novio agonizaba y gritaba en la otra sala y su hijo dormía en otro sector de la casa.

Invitó a una pareja a cenar a su casa y la noche se volvió tragedia: a ella la violó y a él lo asesinó

Luego de cometer los abusos, volvió a la sala y con la misma arma remató a la víctima a puñaladas. Tras el homicidio, la joven madre estuvo cautiva hasta que se hizo de día. En determinado momento, vio como el asesino tomó una pala, arrastró el cuerpo hacia afuera y se dispuso a cavar una fosa para enterrarlo. Inició el trabajo hasta que se rompió la herramienta y debió buscar otra, instancia en que su víctima aprovechó para huir.

No podía salir por la puerta delantera, por lo que la única vía de escape era la puerta trasera. Tomó a su hijo, ganó el patio e intentó subir el muro perimetral de un pasillo lateral que está compuesto por chapas. Afuera llovía y Ferreira llegó rápido para impedir la fuga, instancia en la que ella empezó a gritar y golpear el chaperío con todas sus fuerzas. Un vecino se acercó a asistirla y puso a salvo a su hijo.

El Polaquito pudo huir de la escena y se refugió en la casa de un vecino. Efectivos de la Comisaría Segunda de Iguazú fueron advertidos de lo sucedido cerca de las 10 de la mañana y lo detuvieron momentos más tarde. Ahora está a disposición del Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, a cargo de Martín Brites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.